SUPER MUSA | Tamara de Lempicka

by - lunes, mayo 21, 2018




Si visitan mi blog con alguna frecuencia, se habrán dado cuenta que estoy cambiando y creando nuevas secciones en mi blog, ya les hablé un poco en unos post anteriores, una nueva sección es Super Musa, me gusta el empoderamiento que estamos teniendo las mujeres, podrán llamarnos alaracas, exajeradas, rolleras o más, pero lo cierto es que aun en el 2018 después de cristo, aún no somos completamente escuchadas, somos menospreciadas, nos dicen el sexo débil, siempre infravaloran  nuestras opiniones, decisiones, yo admito que antes no entendía la diferencia entre la misandria y el feminismo, son grandes diferencias y lo que detesto con todo mi corazón es la misandria porque nos coloca en el mismo peldaño con los hombres, y no, nosotras no somos como ellas.

En fin esto será para otro post.

Vamos a lo que importa Tamara de Lempicka, mi idea es compartir con ustedes las chicas que he conocido en mi vida y me han inspirados, fueron fuertes, femeninas, atemporales y hasta después de pasar al más sus vidas nos inspiran.

Elegí esta talentosa mujer porque mayo es su natalicio por lo cual me parece lo más idóneo.

TAMARA DE LEMPICKA

MUJER CON PALOMA

La primera vez que escuché de ella fue el 97 en la telenovela de TVN Tic-Tac, donde había un espectacular retrato en la sala del "Castillo Embrujado" y la malvada Ivana Gabor deseaba robarselo a  la tía Emilia Santa María. (Me encantó la novela cuando la vi, y aún me encanta).

Fue en esa loca telenovela cuando escuché por primera vez el nombre de Tamara de Lempicka, siempre he sido una curiosa empedernida, y debo saber las cosas, si algo me interesa necesito saber cómo se llama, de donde vino, que hace, etc.

Izquierda un retrato real de Limpick // Derecha el usado en la Novela 


Así que antes en el 97 no tenía los recursos para googlearlo, así que fui a mi google comunal, la biblioteca, y pase toda una tarde enterrada en millones de libros donde conocí a otros maravillosos seres humanos, entre esa pila de libros antiguos en ese delicioso aroma a tinta y hojas viejas (necesito ese perfume con olor a libro viejo) encontré a Tamara.

Una mujer fuerte, nacida en la elite, con dinero y abolengo, se crió gracias a eso como una persona fuerte, rodeada de un ambiente femenino, donde se encontraba su abuela, su mamá y tía, nació en Varsovia, Polonia en el año 1898 el 16 de mayo y falleció a la prolifera edad de 81 años en 1980.

A temprana edad se traslado de Polonia a Italia, casada dos veces, estuvo presente en la primera y segunda guerra mundial, tuvo que escapar de su país, a Paris y después cuando parte de ella fue sitiada por los Nazi se escapo a Estados Unidos.

Su nombre era Maria Gukwik-Górska pero después al casarse tomó el apellido de su primer esposo.

En su infancia en Italia comenzó su amor por los grandes pintores renacentista del país, luego de casarse y ya en París en el apogeo del post-cubismo, donde comenzó su formación artística formal, sus mayores influencias fueron los pintores franceses Maurice Denis y André Lhote.

El estilo que utilizó Tamara fue único fue una mezcla del neoclásico tardío y cubismo refinado, tenía un gusto refinado y lo plasmaba en sus obras y tenía ese no se qué que la hacía exótica ante la sociedad, la exquisita estética de sus retratos y desnudos con un toque muy remarcado de los años 20, y ella fue una de las mejores artistas en encarnar lo deslumbrantes de esa década.



A pesar de lo maravilloso de sus obras fue francamente despreciada por la crítica, aún así perseveró y creo un sello único que hasta nuestros días sus cuadros son altamente reconocidos, con el tiempo su figura artística comenzó a ser reconocida como una gran influencia hasta nuestro tiempos tuvo gran impacto en los estilos modernistas venideros, incluyendo el Pop Art y el cómic.

Sí hablamos de ella era una excéntrica por excelencia, excesiva a destajos, bisexual, un shock para esas décadas, fue muy autoritaria, narcisista y atípica para su época, pero sobre todo liberal fue catalogada como una femme fatale.

Ella creó un mito de sí misma, nublando muchos episodios de su vida, es un gran misterio aún esta época, aún cuesta saber dónde acaba la leyenda y dónde empieza su vida real.

Se dice que salía de madrugada al Sena en busca de marineros,  que iba a cabarets a buscar prostitutas, que hacía grandes fiestas de orgías donde abundaba la droga y el alcohol y así podemos seguir enunciando cosas que escandalizarían a muchos puritanos del siglo XXI, se dice que tuvo un intento frustrado de quemar el Louvre. Lo que sí se sabe es que era una mujer alta de poderosa presencia, fumadora empedernida, lo que ayudo a tener una voz grave y ronca, tenía un gran sentido de su humor.

Su Obra más famosa "Self-Portrait in the Green Bugatti"


Ella fue icono de la moda, era coqueta y elegante, temperamental y maníaca que tenía una frase “Aparte de mí y de Dalí, nada interesante” ella le encargó a su modista 14 vestidos con el mismo corte, solo cambiaba el estampado de las telas, llevaba sombreros a juego, hasta para la moda ella tenía su propio Dress Code creando su propio estilo.

Al morir en 1980 hizo que su hija con la cual no se llevaba que sobrevolara el volcán Popocatépetl, en Cuernavaca.


Así de extravagante vida, maravillosa, escandalosa, ella fue una mujer políticamente incorrecta, quizás por eso me decanto tanto por ella, porque fue un genio que dejó su marca en el mundo, donde al día de hoy su arte lucha porque solo sean Dalí y la de ella, lo demás es aburrido…



You May Also Like

0 comentarios